Presentación

¡Pitufemos!

PITUFEMOS

Les Schtroumpfs

Es su título original, sí. Un nombre extraño. ¿De dónde procede? Dejemos que sea su creador, Peyo, quien lo explique: «En 1958, estaba un día de vacaciones en la playa con Franquin y, en la comida, le pedí que me pasara algo de lo que en aquel momento no recordaba el nombre: “Pásame… ¡el schtroumpf!”. Me inventé el término como si fuera una cosa, un chisme, un trasto… Y él me respondió: “Toma, aquí tienes el schtroumpf, ¡y cuando haya acabado de schtroumpfarlo, me lo reschtroumpfas!”. Y durante los días que pasamos juntos nos divertimos schtroumpfeando; aquello se convirtió en una broma privada entre nosotros». Cuando tuvo que ponerle nombre a sus criaturas, Peyo recordó la anécdota con Franquin: «Automáticamente se me apareció la palabra “schtroumpf”. Más tarde, descubrí que “strumpf”, en alemán, ¡significa “calcetín”!».

André Franquin (Etterbeek, Bélgica, 1924 – Saint- Laurent-du-Var, Francia, 1997), que por entonces escribía y dibujada la serie Spirou y Fantasio, era amigo de Peyo desde los años 1945-1946, en que coincidieron en el estudio de animación CBA (Compagnie Belge d’Actualités) donde, por cierto, también se cruzaron con Morris (Lucky Luke) y con Eddy Paape (Jean Valhardi). El cierre de CBA dejó a Pierre Culliford, Peyo (Schaerbeek, Bélgica, 1928 – Bruselas, 1992) sin trabajo. Deseoso de perfeccionar su dibujo, se inscribe en la Académie Royale de Beauxs-Arts de Bruselas, para luego seguir su carrera como dibujante publicitario. Aparte de este trabajo, entre 1946 y 1951 realizará diversas historietas, aparecidas en la cabecera scout Mowgli, la revista de los almacenes Bon Marché y los periódicos La Dernière Heure y Le Soir. Entre sus creaciones, destacan las del gato Poussy y la de Les aventures de Johan, una fábula de fantasía ambientada en la Edad Media. Casualmente, en 1951 Peyo se reencuentra con Franquin, quien le anima a que se presente como colaborador del semanario Spirou. Peyo no está muy convencido; de hecho, ya ha presentado diversas historietas, pero todas ellas fueron rechazadas por falta de calidad.

Pese a ello, y con el apoyo de Franquin, Peyo acaba por ser aceptado en Spirou, donde retoma a Johan y concibe la serie Johan y Pirluit. Peyo y Franquin, por cierto, colaborarían en varias ocasiones, como en algunos gags de Modeste et Pompon (Tintin, 1955-1956), la aventura de Spirou titulada El bebé de Champginac (coescrita por Peyo, 1967) o Los Pituros y el Ketekasko (donde Franquin dibujaría al maligno pájaro que aterroriza al poblado de los Pitufos, 1968).

Tras la referida anécdota, ese mismo año Peyo introduce a los Pitufos en la duodécima aventura de Johan y Pirluit, La flauta de los Pitufos (Spirou, nos 1.047 a 1.086, 1958). Es evidente que, para entonces, Peyo ha subido muchos enteros en su calidad gráfica, dotando de un sentido muy especial del ritmo a sus personajes y cuidando especialmente los escenarios. De hecho, los duendes azules volverían en varias ocasiones a la serie de Johan y Pirluit, pero en 1959 se independizarían. Y lo harían en un curioso invento de Yvan Delporte (1928-2007), por entonces redactor en jefe de la revista Spirou. Se trataba de los «mini-récits» (“mini-relatos”), historietas de 48 páginas publicadas a un tamaño de 5 x 7,5 cm, encartadas en el centro de la revista. Para leer este singular regalo, los lectores debían montar las páginas de manera que pudieran ser leídas en una especie de «efecto acordeón». Y en el nº 1.107 de Spirou (1959) apareció el primero, que no es otro que Los Pitufos Negros, la primera aventura en solitario de estos personajes. Así, entre 1959 y 1962 se publicaron seis entregas de Los Pitufos, que posteriormente serían reescritas y redibujadas por Peyo para su adaptación al formato de álbum.

Estas primeras historias fueron escritas por Delporte, quien también participó como guionista en las siguientes cuatro aventuras, todas ellas recogidas en el primer integral de Norma Editorial.

Los Pitufos, huelga decirlo, son una especie de duendecillos de color azul tocados de un gorro blanco, que viven en mitad de un frondoso bosque, en una villa formada por minúsculas casitas en forma de setas. Habitan en el País Maldito, un lugar impenetrable para los humanos (bueno, para casi todos…), miden aproximadamente 15 cm de alto, poseen una pequeña cola y tienen cuatro dedos en manos y pies. Peyo consigue crear un universo coherente dentro del tono fantástico, pletórico de humor blanco pero incisivo en ocasiones, dotando a su grafismo de una frescura especial que, en su sencillez, destaca por la expresividad de sus criaturas. En este primer integral aparecen ya los personajes básicos de la comunidad pitufa (y, por supuesto, su peculiar forma de hablar, siempre pitufando). Hablo de Papá Pitufo, por edad (¡¡543 años!!), el referente de la aldea pitufa, que además domina los secretos de la alquimia; el Pitufo Filósofo, cuya forma de entender la vida pasa por corregir y sermonear a sus compañeros; el Pitufo Gruñón, que a diferencia del resto de sus congéneres, es el único que frunce el entrecejo; el Pitufo Bromista, al que le encanta pasar el rato haciendo bromas más o menos pesadas; el Pitufo Tontín, un miembro de la comunidad incapaz de entender del todo lo que se le pide; el Pitufo Manitas, conocido también como Pitufo Mecánico, que ejerce de inventor y de ingeniero; el Pitufo Goloso, que se pasa el día engullendo comida; el Pitufo Vanidoso, que lleva una flor en su gorro y suele sostener un espejo en el que no para de admirarse; el Pitufo Fortachón, quien siempre tiene alguna tarea pesada por hacer y, por supuesto, la Pitufina, casi la única miembro del sexo femenino del grupo, originariamente morena e irritante, reconvertida por Papá Pitufo a una beldad Pitufa rubia que genera el desconcierto con sus caprichos. Para terminar, decir que la traducción al español de los Pitufos procede de Miguel Agustí, redactor jefe de la revista Strong (una edición española de Spirou, 1969-1971), donde la serie fue publicada por primera vez en castellano. Posteriormente, en 1974 la serie aparecería en la revista TBO 2000, donde por razones que se me escapan fue traducida como Los Tebeítos. En realidad, la primera edición en España de Les Schtroumpfs pudo leerse en la revista catalana y en catalán Cavall Fort en 1967, donde su traductor, Albert Jané, tuvo la brillante idea de adaptarlos como Els Barrufets, nombre tradicional de la mitología catalana referida a gnomos, demonios o duendes. Ahora, solo queda disfrutar con la lectura. O sea, que… ¡a Pitufar!

ANTONI GUIRAL
Director de contenidos del Salón Internacional del Cómic de Barcelona

Las colecciones

SERIE “LOS PITUFOS”

PVP: 11,00 €

LOS PITUFOS NEGROS
LOS PITUFOS 1

LOS PITUFOS NEGROS

+INFO
LA FLAUTA DE LOS PITUFOS
LOS PITUFOS 2

LA FLAUTA DE LOS PITUFOS

+INFO
EL REY PITUFO
LOS PITUFOS 3

EL REY
PITUFO

+INFO
LA PITUFINA
LOS PITUFOS 4

LA
PITUFINA

+INFO
LOS PITUFOS Y EL HUEVO
LOS PITUFOS 5

LOS PITUFOS Y EL HUEVO

+INFO
LOS PITUFOS Y EL KETEKASKO
LOS PITUFOS 6

LOS PITUFOS Y EL KETEKASKO

+INFO
EL ASTROPITUFO
LOS PITUFOS 7

EL
ASTROPITUFO

+INFO
EL PITUFO APRENDIZ
LOS PITUFOS 8

EL PITUFO APRENDIZ

+INFO
HISTORIAS DE PITUFOS
LOS PITUFOS 9

HISTORIAS DE PITUFOS

+INFO
EL PITUFO VERDE Y EL VERDE PITUFO
LOS PITUFOS 10

EL PITUFO VERDE Y EL VERDE PITUFO

+INFO
SOPA DE PITUFOS
LOS PITUFOS 11

SOPA DE
PITUFOS

+INFO
LOS PITUFOS OLÍMPICOS
LOS PITUFOS 12

LOS PITUFOS OLÍMPICOS

+INFO
EL BEBÉ PITUFO
LOS PITUFOS 13

EL BEBÉ
PITUFO

+INFO
LOS PITUFOS Y LOS PITUFITOS
LOS PITUFOS 14

LOS PITUFOS Y LOS PITUFITOS

+INFO
EL AEROPITUFO
LOS PITUFOS 15

EL
AEROPITUFO

+INFO
EL EXTRAÑO DESPERTAR DEL PITUFO PEREZOSO
LOS PITUFOS 16

EL EXTRAÑO DESPERTAR DEL PITUFO PEREZOSO

+INFO
EL PITUFO FINANCIERO
LOS PITUFOS 17

EL PITUFO FINANCIERO

+INFO
EL PITUFADOR DE JOYAS
LOS PITUFOS 18

EL PITUFADOR
DE JOYAS

+INFO
DOCTOR PITUFO
LOS PITUFOS 19

DOCTOR
PITUFO

+INFO
EL PITUFO SALVAJE
LOS PITUFOS 20

EL PITUFO
SALVAJE

+INFO
LA AMENAZA PITUFA
LOS PITUFOS 21

LA AMENAZA PITUFA

+INFO
EL PROGRESO NO SE PITUFA
LOS PITUFOS 22

EL PROGRESO NO SE PITUFA

+INFO
EL PITUFO REPORTERO
LOS PITUFOS 23

EL PITUFO REPORTERO

+INFO
LOS PITUFOS JUGADORES
LOS PITUFOS 24

LOS PITUFOS JUGADORES

+INFO
ENSALADA DE PITUFOS
LOS PITUFOS 25

ENSALADA
DE PITUFOS

+INFO
UN NIÑO EN LA ALDEA DE LOS PITUFOS
LOS PITUFOS 26

UN NIÑO EN LA ALDEA DE LOS PITUFOS

+INFO
LOS PITUFOS Y EL LIBRO QUE LO DICE TODO
LOS PITUFOS 27

LOS PITUFOS Y EL LIBRO QUE LO DICE TODO

+INFO
¡PITUFOS AL AGUA!
LOS PITUFOS 28

¡PITUFOS
AL AGUA!

+INFO
LA GRAN PITUFINA
LOS PITUFOS 29

LA GRAN
PITUFINA

+INFO
EL ÁRBOL DE ORO
LOS PITUFOS 30

EL ÁRBOL
DE ORO

+INFO
LOS PITUFOS DEL ORDEN
LOS PITUFOS 31

LOS PITUFOS
DEL ORDEN

+INFO
LOS PITUFOS EN PILULIT
LOS PITUFOS 32

LOS PITUFOS EN PILULIT

+INFO
LOS PITUFOS Y EL AMOR BRUJO
LOS PITUFOS 33

LOS PITUFOS Y EL AMOR BRUJO

+INFO
EL PITUFO HÉROE
LOS PITUFOS 34

EL PITUFO
HÉROE

+INFO

SERIE “LAS TIRAS CÓMICAS”

PVP: 11,00 €

LAS TIRAS CÓMICAS 1
LAS TIRAS CÓMICAS 1
+INFO
LAS TIRAS CÓMICAS 2
LAS TIRAS CÓMICAS 2
+INFO
LAS TIRAS CÓMICAS 3
LAS TIRAS CÓMICAS 3
+INFO
LAS TIRAS CÓMICAS 4
LAS TIRAS CÓMICAS 4
+INFO
LAS TIRAS CÓMICAS 5
LAS TIRAS CÓMICAS 5
+INFO
INTEGRAL 1

SERIE “INTEGRAL”

PVP: 32,00 €

INTEGRAL 1
+INFO

La película

Los Pitufos: La aldea escondida

En cines 31 de marzo de 2017.

Dirigida por Kelly Asbury, con la producción ejecutiva de Raja Gosnell y Ben Waisbren.

La película, completamente animada, supone un regreso al tono y el estilo de las queridas creaciones del cómic de Peyo. A Pitufina le parece que todos los demás habitantes de la aldea tienen un propósito: Papá Pitufo (dirigir), Pitufo Panadero (preparar pan y pasteles), incluso Pitufo Gruñón (gruñir); salvo ella. Así que, ¿qué puede hacer la única chica de la aldea? ¡Pues partir en busca del suyo, naturalmente! Cuando se cruza por casualidad con una misteriosa criatura que huye hacia el Bosque Encantado, la sigue y se interna por territorio inexplorado y totalmente prohibido. A ella se le unen sus hermanos Filósofo, Valiente y Torpe y con el malvado mago Gargamel siguiéndolos de cerca. El equipo pitufo emprenderá así un alocado viaje lleno de acción, peligro y descubrimientos, que los conducirá al mayor misterio de la historia pitufa.